Islas Galápagos

Descubrir las Islas Galápagos significa descubrir la naturaleza en su estado más puro.
Tanto así que ellas motivaron al joven naturalista inglés Charles Darwin, que visitó las islas en 1835,
a escribir su famoso libro titulado "El Origen de las Especies"... y el mundo no ha sido el mismo desde entonces.
Ubicado a 1.000 km lejos de la costa del Ecuador, este misterioso y fascinante archipiélago está compuesto de 13 islas grandes, seis pequeñas y más de 40 islas. Todo el archipiélago tiene una extensión total de 8.010 km². Una gran parte del archipélago está al sur de la Línea Ecuatorial, donde convergen varias corrientes marinas.
En suma, las Galápagos son la fusión de todos los elementos necesarios para crear una maravilla zoológica, botánica y geológica al mismo tiempo.

Las islas emergieron del Océano Pacífico hace cinco milones de años como resultado de erupciones volcánicas submarinas.
Son las formaciones de lava y la roca volcánica lo que da al turista la impresión de hallarse "en otro mundo" cuando visita las Galápagos.
El proceso de evolución, el clima, las corrientes marinas y una carencia relativa de enemigo depredatorios -incluyendo el Hombre- hicieron de este archipiélago uno de los más raros e importantes lugares de nuestro planeta.
Siguiendo diferentes "caminos" desde el continente hasta las islas, animales y plantas colonizaron los
originales lechos de lava que hace millones de años formaron las islas Galápagos.

Los organismos que sobrevivieron a la travesía, evolucionaron hasta formar especies únicas que no se
encuentran más que en este lugar. Todos los reptiles de las galápagos, la mitad de las especies de aves,
el 32% de las plantas y el 25% de los peces, así como un buen número de invertebrados, se encuentran exclusivamente en este archipiélago.
Las aves están representadas por más de 13 especies diferentes de pinzones, cormoranes, pingüinos pequeños, halcones, gorriones, albatroses, flamencos y lobos, por nombrar sólo algunos. Entre los mamíferos se hallan las hermosas focas y los encantadores delfines.
Por éstas y muchas otras razones la UNESCO declaró a las Islas Galápagos Patrimonio Natural de la Humanidad.

 

PINTEREST

 
            
 
SIGUENOS SIGUENOS SIGUENOS SIGUENOS